REGIONALES

QUISO IMPEDIR QUE SE LLEVARAN SU AUTO Y EL LADRÓN LO ARROLLÓ EN GERLI

Un hombre fue arrollado con su propio auto cuando en la puerta de su casa de la localidad bonaerense de Gerli se colgó de la ventanilla para intentar impedir que un ladrón se llevara el vehículo, con el que le pasó por arriba de las piernas en la maniobra que hizo para escapar, informaron hoy fuentes policiales y la esposa de la víctima.

El hecho ocurrió ayer a las 11.10 en una vivienda de la calle Anatole France al 2000, de la mencionada localidad del sur del conurbano bonaerense, y por el caso aún no hay detenidos ni pudo ser recuperado el auto robado, indicaron las fuentes.

La secuencia del asalto quedó registrada por dos cámaras de seguridad de un vecino de la cuadra de enfrente, en las que se observa cuando un matrimonio llega a la puerta de su casa y sube su Fiat Uno color rojo a la vereda para ingresarlo a la propiedad, momento en que un delincuente baja de un automóvil blanco y aprovecha que el conductor se había bajado a abrir el portón para robar el vehículo.

“Bajé y entré y mi marido quedó abriendo la reja de casa y dejó la puerta del auto abierta y el auto en marcha. No nos dimos cuenta que vino un señor y se sentó para llevarse el auto”, contó esta mañana al canal C5N, Celia, la esposa de la víctima, de nombre Rubén.

“Mi marido lo que intentó es bajarlo del auto de alguna manera, se puso en la ventanilla y, cuando este hombre da marcha atrás, con el espejo retrovisor lo tira a mi marido a la calle y ahí sucede lo que se ve en el video”, agregó la mujer.

Lo que sucedió es que el ladrón puso reversa y en la maniobra de huida marcha atrás, y con Rubén tirado en la vereda, lo arrolló con la rueda delantera izquierda, que le pasó por sobre las piernas y la cadera.

La mujer contó que “fue una cuestión de segundos” y una reacción “instintiva”, porque su marido “no quería que se llevaran el auto”.

También ratificó que el objetivo “era el auto”, ya que el asaltante “no le pidió nada” y que si bien lo amenazó al grito de “te tiro, te tiro”, no le vieron ningún arma de fuego.

Por último, Celia contó que su esposo “gracias a Dios está bien”, que fue revisado por una médica pero que de todas maneras irán más tarde al hospital para un chequeo exhaustivo y para descartar que no tenga ninguna fisura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *